Saltar al contenido

Cuero de vaca

Cuero-de-vaca-omfp-marroquineria

El cuero de vaca es el cuero más utilizado por los artesanos y demás productores de objetos.

Como premisa inicial decir que el cuero de vacuno es de calidad, es un material que aporta un poco de rigidez pero no demasiada, y al mismo tiempo aporta flexibilidad. Razones por las que se utiliza tanto, porque tiene bastante resistencia.

Su tacto es suave, lo que lo convierte en un material muy polivalente para utilizar en carteras o monederos. Productos que vamos a estar utilizando constantemente, abriéndolos y cerrándolos varias veces durante el día, todos los días. De todas formas, una peculiaridad de este tipo de cuero es que puede darse con bastante regularidad que presente ciertas marcas, arañazos o incluso agujeritos.

Proceso de curtido del cuero de vaca

El cuero de vaca se prepara para el curtido. Este proceso se realiza siguiendo una metodología.

En primer lugar se elimina todo el exceso de grasa mediante el raspado. Se separa el músculo de la carne con la ayuda de una espátula, o una especie de cuchillo sin filo, para facilitar la separación sin realizar cortes.

En segundo lugar, se sala el cuero, para lo que necesitamos reservarlo. Lo colocamos directamente al sol, para que pierda humedad y coja temperatura. A continuación lo colocamos en un cobertizo para realizar el proceso de salado. El cuero se coloca siempre con el pelo en la cara inferior y la carne en la parte superior para proceder a cubrirlo de sal por completo. Mantenemos el cuero salando durante 15 días.

El siguiente paso es limpiar el cuero con agua fría. Se limpia bien, varias veces si es necesario, hasta que eliminemos por completo la sal.

Una vez tenemos el cuero limpio, procederemos a la eliminación de posibles restos de carne o tendones que aun puedan quedar en él.

Vamos preparando la mezcla de alumbre, cantidad suficiente para que podamos sumergir por completo el cuero de vaca en dicho preparado. La dejamos en remojo durante otros 15 días aproximadamente.

En último lugar, volvemos a lavar el cuero con agua fría, antes de aplicarle el suavizado con aceites especiales para suavizar cuero. Este aceite reemplazará a los aceites que ha perdido el propio cuero de vaca durante el proceso de curtición. Dejaremos el cuero suave, flexible y maleable, en función de nuestros gustos y/o necesidades.